Halladas rocas que permiten reconstruir el primer día de la extinción de los Dinosaurios

Figura: Imagen artística del impacto del asteroide. El asteroide en la imagen aparece mucho mayor que la roca de unos 10 Km de tamaño que los científicos creen que impactó contra la Tierra hace 66 millones de años. Sin embargo, la imagen muestra muy bien el calor generado a medida que el asteroide se comprime rápidamente al impactar y el vacío creado a su paso. ©NASA/DonDavis
___________________


Un equipo científico internacional liderado por la Universidad de Texas en Austin (EEUU) y con la participación del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) ha analizado rocas procedentes de la zona central del cráter de Chicxulub en el Golfo de Mexico. Los resultados de los análisis han permitido reconstruir las primeras 24 horas transcurridas tras el primer impacto del asteroide que dio fin a la Era de los Dinosaurios.

___________________

Hoy en día hay alrededor de 200 cráteres de impacto conocidos en la superficie de la Tierra. El más importante de todos ellos es el cráter Chicxulub, situado en la península de Yucatán (México). Sin embargo, a pesar de su enorme tamaño (200 km) no ofrece vistas espectaculares para un visitante. El cráter está enterrado bajo cientos de metros de sedimentos que se han acumulado a través de los millones de años que han pasado desde que se formó, hace unos 65 millones de años. Chicxulub es el único evento de impacto conocido por haber causado una de las cinco grandes extinciones masivas de la vida en el planeta. Cuando el asteroide chocó contra la Tierra, el impacto provocó incendios forestales, desencadenó un tsunami y expulsó tanto azufre a la atmósfera que bloqueó la luz del Sol, lo que causó un enfriamiento global que condujo finalmente a la extinción de los dinosaurios.

Un nuevo estudio, liderado por el Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (UTIG) y con la participación del Centro de Astrobiología, confirma este hipotético escenario planteado por los científicos. Se han analizado muestras de rocas extraídas de la zona central del cráter y se han hallado sólidas evidencias en las decenas de metro de rocas que rellenaron el cráter en las primeras 24 horas después del impacto.

El estudio ha sido publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) y se basa en trabajos anteriores que permitieron escribir cómo se formó el cráter y cómo la vida se recuperó relativamente rápido en el lugar del impacto.

Los análisis indican que la mayor parte del material que rellenó el cráter en las horas posteriores al impacto se originó en el mismo lugar del impacto o fue arrastrado por el agua del océano que fluyó de nuevo hacia el cráter desde el Golfo de México circundante. En solo un día se depositaron alrededor de 130 metros de material, una tasa que ha permitido reconstruir los sucesos acaecidos en el medioambiente dentro y fuera del cráter en los minutos y horas después del impacto y hacerse una idea sobre los efectos a largo plazo del impacto, que, según los datos, acabó con el 75% de la vida presente entonces en el planeta.

Como experto en sedimentación relacionada con el impacto en cráteres formados en ambientes marinos, Jens Ormö, investigador del Centro de Astrobiología y coautor del estudio, analizó las muestras en busca de variaciones relativas en factores como el tipo de roca y el tamaño o redondez del fragmento, con el objetivo de conocer la forma en la que el material había sido transportado y depositado.

Para Ormö, “todo lo que se puede deducir de los sedimentos depositados en esos primeros instantes nos permite saber cómo fue el primer día del Cenozoico, el primer día de una nueva era dominada por los mamíferos y eventualmente por nuestra propia especia. Una especia e que ahora, por otras causas como la contaminación masiva de los océanos y de la atmósfera, ha iniciado la sexta y última de las extinciones masivas. Tal vez todavía estamos a tiempo de aprender algo del pasado”.

 

Fuente: UCC-CAB

 

Documentación adjunta a la noticia:

Departamentos y unidades de apoyo

La respuesta a las cuestiones sobre la vida y su origen ha de venir del esfuerzo combinado de muchas disciplinas

Grupos de investigación

La ciencia desarrollada en el CAB se canaliza a través de grupos de investigación interdepartamentales

Cultura Científica

La UCC del CAB busca hacer accesible el conocimiento científico al conjunto de los ciudadanos

Copyright 2012 - Todos los derechos reservados | Centro de Astrobiología - CSIC - INTA | Política y condiciones de uso | Aviso legal