Experimentos de simulación para estudiar la corteza de las lunas heladas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Figura: imagen procesada de Europa, hecha a partir de imágenes tomadas por la nave espacial Galileo de la NASA a finales de la década de 1990. ©NASA/JPL-Caltech/SETI Institute.
______________________
Investigadores del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA), en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, han simulado en el laboratorio los procesos geológicos que pueden estar teniendo lugar en las cortezas heladas de algunas lunas del Sistema Solar, como la joviana Europa. Gracias a la tecnología del Laboratorio de Simulación de Ambientes Planetarios del CAB ha sido posible simular procesos criomagmáticos cuya observación directa es inaccesible.
______________________

Europa, una de las lunas galileanas de Júpiter, es uno de los objetivos principales de la astrobiología. Se considera que posee un océano global de agua líquida bajo su superficie y una corteza helada, compuesta sobre todo por hielo de agua, geológicamente joven, lo que evidencia que se trata de un cuerpo planetario activo con un entorno subsuperficial potencialmente habitable.
En su superficie se han encontrado una diversidad de estructuras que podrían provenir de ese océano bajo la superficie y que habrían surgido como resultado de un proceso de criomagmatismo. En la Tierra, los magmas están compuestos principalmente por silicatos, mientras que en las lunas heladas es el agua líquida el que hace el papel de magma en estos entornos a tan baja temperatura. Desde un punto de vista físico, el magmatismo es un proceso resultado de la liberación de energía de un cuerpo planetario. En el caso de Europa, este proceso tiene lugar a bajas temperaturas, de ahí que se denomine criomagmatismo.Un equipo científico liderado por el Centro de Astrobiología (CAB) ha simulado en laboratorio los procesos criomagmáticos que pueden tener lugar en las cortezas de las lunas heladas. La simulación en cámaras es una herramienta de estudio de gran importancia en Ciencias Planetarias debido a que el ambiente profundo donde se producen estos procesos no es accesible a la observación directa. En concreto, el equipo ha podido simular la formación y desestabilización mediante pulsos térmicos de cámaras criomagmáticas situadas hasta una profundidad de 3 km desde la superficie. Los investigadores han estudiado la coexistencia de diferentes fases minerales, como clatratos, sales hidratadas y hielo de agua, y también los efectos que su desestabilización puede tener en la superficie. La separación de fases y los cambios de volumen generan inestabilidades en la corteza que pueden reflejarse en la formación de domos o colapsos, según la composición química inicial. Los resultados de estas simulaciones se acaban de publicar en la revista Journal of Geophysical Research: Planets.
“Nuestros instrumentos nos han permitido cuantificar los gradientes de presión y temperatura, además de estudiar en detalle las diversas texturas minerales que se forman en las condiciones de la corteza de Europa”, explica Victoria Muñoz-Iglesias, investigadora del CAB y autora principal del estudio. “Hay muy pocos laboratorios en el mundo que cuenten con el equipamiento necesario para realizar un estudio tan detallado de este tipo de simulación experimental”, añade. La tecnología disponible en el Laboratorio de Simulación de Ambientes Planetarios del CAB ha permitido realizar un análisis exhaustivo de las muestras, tanto texturalmente como por espectroscopía Raman. Además, se ha monitorizado la presión y la temperatura mediante sensores emplazados en contacto directo con la muestra.Estos experimentos tienen un gran valor para la comunidad científica. Por un lado, por su carácter novedoso y, por otro, por contribuir a mejorar la comprensión de la petrología de la corteza de las lunas heladas.
Fuente: UCC-CAB

Fecha: 2019-11-15

Documentación adjunta a la noticia:

Etiquetas

Datos de interés

Noticias relacionadas

Científicos del CAB sintetizan en laboratorio polímeros de cianuro que mejoran los modelos de evolución química y presentan un gran potencial en el diseño de nuevos materiales

Posibles ambientes habitables en las lunas heladas de Júpiter

Un paso más para entender la complejidad química del universo